Inicio » Nacional » Índice de desigualdad de ingresos (GINI) disminuiría en 1,26% por aumentar el acceso a Internet en la población más vulnerable

Índice de desigualdad de ingresos (GINI) disminuiría en 1,26% por aumentar el acceso a Internet en la población más vulnerable



Un análisis realizado por la Dirección de Desarrollo Digital del Departamento Nacional de Planeación (DNP) encontró que incrementos en la penetración de Internet, con una adecuada calidad del servicio (con un incremento en velocidad de descarga igual o superior a la del mercado), pueden tener un impacto positivo sobre la desigualdad de ingresos en Colombia, medido con el índice GINI. De acuerdo con la GEIH (2017), en los estratos 1 y 2 se concentran 9,8 millones de hogares, de los cuales tan solo 2,7 millones (27,6%) tienen Internet (fijo o móvil); la penetración de Internet en el estrato 1 es de 15,8% y para el estrato 2 es de 39,1%.

Por quintiles (la población dividida en 5 partes) de ingreso la situación es similar: la penetración de Internet para el 20% de ingresos más bajos es de 11,3% y para el segundo quintil es de 23,8%; esto implica que de los 5,7 millones de hogares que se encuentran en los dos quintiles de ingreso más bajo, solo un millón de hogares cuenta con dicho servicio.
La brecha en conectividad es tan grande que el país tiene el gran compromiso de dar un salto importante en el corto plazo, lo que justifica que se focalicen los esfuerzos en incrementar la conectividad de alta calidad.

En tal sentido, el estudio encuentra que, incrementos de 50 puntos porcentuales en la penetración de Internet de calidad para los quintiles de ingresos 1 y 2, pueden generar reducciones en el índice GINI entre 0,30% y 1,26%, contrario a la variación presentada por dicho índice desde 1970 (0,506) hasta la actualidad (0,508 en 2017), periodo en el que se incrementó 0,40%. A nivel internacional, un país desarrollado como Estados Unidos incrementó su GINI en 0,97% entre 2006 y 2016.  Lo anterior evidencia la necesidad de diseñar políticas públicas para incrementar la cobertura del servicio en los hogares más necesitados, mejorando sus ingresos y productividad y disminuyendo los índices de desigualdad.

Esta brecha digital también es evidente desde el punto de vista geográfico. En cuanto al indicador de calidad del Internet, medido a través de la velocidad promedio de descarga, a nivel nacional se evidencia una diferencia importante entre Bogotá, que tiene una velocidad promedio de 9,1 megabits por segundo (Mbps), y el 30,3% de los departamentos del país, que no superan los 5 Mbps.
Estos resultados se suman a una serie de estudios realizados por el DNP para analizar el impacto de las TIC, tanto en su dimensión de cobertura como de calidad, en la economía. Por ejemplo, hace unos meses se publicó un estudio donde se muestra que los países que aumentan su velocidad promedio de conexión a Internet en 1 Mbps podrían incrementar su PIB per cápita en 1,6%. Estos resultados en general revelan la urgencia de conectar a todo el país y conectarlo bien.

Si Colombia no cierra estas brechas en acceso y calidad del Internet, el índice GINI puede presentar incrementos entre el 3% y el 4% en el año 2022, lo que implicaría retornar a niveles de desigualdad cercanos al año 2014. Por tanto, se deben aunar esfuerzos tanto para incrementar la penetración de Internet como la calidad del servicio.
En este sentido, el Gobierno Nacional está tramitando un proyecto de Ley en el Congreso de la República que tiene como objetivo principal encontrar las fuentes de financiación necesarias para masificar las TIC a través de mecanismos que se orienten al cierre efectivo de la brecha, entre ellos crear un fondo único que permita focalizar las inversiones y alinear los incentivos de los agentes del sector, así como brindar mecanismos que ofrezcan seguridad jurídica y estimulen la inversión en el territorio nacional, con énfasis en las áreas no cubiertas y en la población en condición de pobreza y vulnerabilidad.