Inicio » Turismo » Mirador San Felipe, la puerta mágica de los atardeceres en Caquetá

Mirador San Felipe, la puerta mágica de los atardeceres en Caquetá



El departamento de Caquetá es altamente reconocido por su diversidad en fauna, flora, fuentes hídrica y su multiculturalidad que atrae a cientos de personas a conocer las riquezas en diferentes puntos de la región.

A 12 kilómetros de Florencia, se encuentra el caserío de Puerto Arango, una población con pocos habitantes que principalmente viven del rio Orteguaza ya que es un terminal fluvial que conecta a los municipios de Puerto Milán, Solano en Caquetá, así como algunas poblaciones del Putumayo y Amazonas.

En este sitio se encuentra ubicado el Mirador San Felipe, un lugar conformado por grandes extensiones de rocas que ha sido tallada por el tiempo y por la intervención del hombre que la convirtieron en una cantera años atrás.

En los últimos meses este paradisiaco lugar que tiene una altura de 80 metros se convertido en el segundo lugar para tomarse una ‘Selfie’ ya que desde ahí se puede disfrutar de una hermosa y excelente vista del rio Orteguaza, y en las tardes poder apreciar un fantástico atardecer caqueteño.

Cuenta la historia que su nombre se debe a don Felipe, un colono que desafío la furia de las montañas y la manigua enclavada en extensa rocas que conforma este exótico lugar.

Llegar a este lugar es seguro, queda contiguo a la vía principal que comunica a Florencia con los municipios de norte del Caquetá. El lugar cuenta con  seguridad  para las motocicletas y los vehículos. La entrada a Mirador San Felipe cuentas  $1000 por persona.

Cabe señalar que en la actualidad no se tienen cifras exactas del total de turista que visitan este lugar, pero se estima unas 50 personas diarias que ingresan a plasmar con fotografías atardeceres mágicos.