Inicio » Turismo » ‘Palo del Ahorcado’ una realidad o una ficción

‘Palo del Ahorcado’ una realidad o una ficción



Entre las icono-grafías más representativa de Florencia se encuentra el ‘palo del ahorcado’, cuyo nombre se le atribuye a que hace años cuando se empezaba a colonizar esta zona un persona de profesión ‘cochero’ se ahorcó, pero según Octavio Quigua, uno de los primeros habitantes de barrio los constructores quien asegura que nada de esto es cierto.

Alrededor de este árbol que ostenta tener unos 73 años más o menos, sean tejidos comentarios de algunos habitantes que hacen remembranza, algunos dice que han escuchado que en las horas de la noche se han observado brujas encima del árbol, que se escuchan ruidos extraños, movimientos y gritos; otros dice a ver visto una persona que fumando en la sepa del palo, otros hablan de la existencia de una mujer que luego se transforma en un pavo colorido.

Mitos o realidad según los habitantes del sector son historias que se tejen durante el tiempo que esta el árbol.

Ubicación

El árbol se encuentra en la manzana B del barrio los constructores, que se fundó en el año 2000, según la creencia de los pobladores el palo es un ‘costillo’, que además es propicios para los  cabo de hacha, y su cascara es medicinal ya que sirven para curar la úlcera.

El ‘palo del Ahorcado’ con los años se ha convertido en un referente para las direcciones de los barrios que se encuentran aledaño al árbol; también ay que señalar que con los años las personas lo han ido dañando y a cualquier momento se puede ir al suelo.

Seguridad

Los beneficios que trae la existencia de este árbol son significativos para los habitantes, pero también ha generado polémicas en consecuencia que algunas personas se reúnen en este lugar para realizar “fechorías” en las horas de las noches, también se observan jóvenes adolescentes consumiendo alucinógenos.

Finalmente el árbol es una icono -grafía de Florencia, se ha convertido en una reliquia a gracias a los diferente mitos historiados por las personas que hoy en día se reflejan en comentarios, afirmaciones y otros solo en tinieblas y cuentos populares.