Inicio » Guaviare » Pedalazos que diseñan una navidad para los niños del Guaviare.

Pedalazos que diseñan una navidad para los niños del Guaviare.



San José del Guaviare, ciudad capital del departamento del Guaviare, fue conocida y estigmatizada durante años por la incidencia constante del conflicto armado, el narcotráfico y demás actividades ilegales. Hoy, gracias al trabajo constante del Comando Específico del Oriente de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, es un destino obligado a tan solo 6 horas de Bogotá.

Este destino turístico ofrece la riqueza de la cultura llanera, su gastronomía, atractivos de inigualable belleza como cavernas, caídas de agua y piscinas naturales y en general la calidez de su gente, que a diario busca estrategias para reconocer su territorio y disfrutar de tiempo en familia, como la mejor opción para recuperar el tiempo perdido por temor a la guerra y poder orientar con propiedad a los visitantes.

Parte de este proceso de reconocimiento se ha desarrollado bajo el liderazgo de los soldados Omega a través del ciclismo, como ejercicio para descubrir nuevos parajes turísticos que gracias a las garantías de seguridad pueden visitarse. Espacios para compartir y descubrir en los soldados de tierra, río y aire esa familia que durante años les ha acompañado como garantes del desarrollo para dejar una mejor ciudad a sus hijos.

Dentro de estos encuentros periódicos, el sentido comunitario de la solidaridad con los más necesitados ha cobrado fuerza, logrando encontrar estrategias para organizar una navidad soñada a más de 500 niños y niñas que viven en los barrios periféricos de la ciudad, y cuyas condiciones familiares no les permitirán seguramente encontrar en esta época del año el sueño del regalo prometido.

Este gran motivo logró mover por segunda vez el corazón de más de 200 ciclistas de todas las edades, que se sumaron a este primer reto de 2016 propuesto por el Comando Específico del Oriente y denominado “pedaleando por los niños del Guaviare”, con el objetivo de comenzar a recoger fondos para llevar una navidad digna a estos menores. Un recorrido por el pueblo, una visita al cantón militar de Oriente, un poco de adrenalina y barro por la trocha ganadera para aumentar la emoción de este ciclopaseo, una visita al Barrancón para conocer un poco sobre el entrenamiento de los soldados y finalmente 3 horas de ejercicio con la satisfacción del deber cumplido y un granito de arena aportado para llevar felicidad a los más vulnerables.