Inicio » Educación » Uniamazonia da el último adiós al docente Reinel Cotacio

Uniamazonia da el último adiós al docente Reinel Cotacio



Ayer en horas de la mañana la comunidad universitaria lamento el   fallecimiento del docente Reinel Cotacio Andrade, reconocido por ser   uno de los fundadores del programa de Administración de Empresas en la Universidad de la Amazonia. El rector de la institución de educación superior Gerardo Castrillón, dijo que además del docente se marchó a la eternidad un gran amigo, compañero   de largas pero productivas jornadas de trabajo, una persona que entregó lo mejor de su talante profesional y personal a engrandecer al Caquetá y sus gentes, lo cual se   tradujo sin duda alguna   en la evolución del alma mater en sus inicios.

Paute aquí

Cotacio de 63 años de edad estudió administración de empresas de la universidad Nacional y era especialista en Planeación de la universidad Federal del Brasil. Este hombre enamorado de la vida luchó   incansablemente por más de nueve años con   una penosa enfermedad que lo aquejaba y que le robó su último respiro. Los docentes del alma mater en cabeza del profesor Luis Arturo Torres su gran amigo, se reunieron en la tarde de ayer   a honrar la memoria de este   hombre bueno, que amaba al Caquetá, la tierra que lo vio nacer, a la academia y a sus estudiantes, profundamente.

“Hablar de su trayectoria, pareciera innecesario, dado que todos   conocieron de su   dedicación inalterable y entrega a la educación”. Explicó Torres.

Luego de   la sagrada Eucaristía que se ofreció en su memoria y por su descanso,   el rector del alma mater dijo en su discurso que el profesor Cotacio,  “fue un incansable trabajador que amaba lo que hacía y confiaba en sus esfuerzos; vivió en y para esta noble causa,  la vida universitaria, apartando para esta sus mejores momentos y la brillantez de su ingenio;  fue docente en el ejemplo, investigador inquisitivo y tocado con los dones del servicio a la sociedad”.

“Un magnífico ser humano que buscó el equilibrio que a todos falta: entre la solemnidad de su trabajo y la broma alegre, entre su don de gentes y el toque de maestro, un buen hijo, padre,   esposo,   hermano y amigo”, indicó el rector.

A su familia, el cálido abrazo de esta comunidad universitaria que tuvo el honor de haber contado entre sus huestes a este gran Hombre. Paz en su Tumba.